Investigación legal para su causa

Print Friendly


La comprensión de la ley

La comprensión de la ley en Colorado comienza por buscar las mejores autoridades jurídicas para sus alegatos. Luego, se aplican estas autoridades jurídicas a los detalles de la causa. Y por último, la autoridad jurídica debe contar con el respaldo de un razonamiento que satisfaga al tribunal.


La búsqueda de autoridades jurídicas

Las leyes escritas por nuestra legislatura (comúnmente, estatutos y códigos) en general son el primer tipo de autoridad que revisan los tribunales al momento de analizar una causa. Estos estatutos son obligatorios en los tribunales, por lo que es su deber seguirlos. Como tal, estas son las autoridades jurídicas principales que los tribunales deben seguir. Pero, además de las leyes está la jurisprudencia. Este tipo de ley se encuentra en los casos de la Corte Suprema y el Tribunal de Segunda Instancia. Se trata de dictámenes sobre los estatutos en cuestión en los que los tribunales aplicaron los Estatutos a situaciones verdaderas y mostraron a los tribunales de primera instancia cómo se deberían aplicar los estatutos en el mundo real. Estos dictámenes del tribunal también son vinculantes para los tribunales de primera instancia, por lo que las causas de la Corte Suprema y el Tribunal de Segunda Instancia son vinculantes para los tribunales de Distrito y de Condado donde se resolverá su causa.
Una vez hallada la jurisprudencia, estas causas deben citar la jurisprudencia para determinar si aún tiene vigencia. La averiguación de los precedentes jurisprudenciales básicamente constituye la revisión de todas las causas posteriores a la suya para determinar si aún está vigente. Si existiera una causa nueva que reinterpretara el Estatuto o cambiara la opinión de la corte a partir de su causa, aquella causa perdería vigencia. Únicamente la ley vigente es vinculante en su tribunal.
Durante la investigación de una causa, es importante buscar casos que fundamenten sus argumentos. Para fundamentar un alegato, es necesario que el caso sea abordado con la misma ley y que cuente con hechos lo suficientemente similares a los de su causa como para que el alegato persuada al tribunal. Si los hechos no son lo suficientemente similares, generalmente el alegato no convence al tribunal.


La aplicación de autoridades jurídicas a los detalles de la causa

Una vez hallada la autoridad jurídica (tanto estatutaria como jurisprudencial), esta tendrá que ser aplicada a su causa. Este proceso implica distinguir los puntos de similitud y diferencia de los casos con respecto a su causa. Por cada punto similar, tendrá que explicar en qué aspectos estos puntos coinciden en ambos casos. Además, tendrá que demostrar las razones por las que son lo suficientemente similares como para que el tribunal deba seguir los pasos del otro caso.
Para los puntos no coincidentes, deberá remitirse a la jurisprudencia y estatutos en busca de leyes que fundamenten sus proposiciones. Se tendrá que citar la jurisprudencia de dicha ley para luego aplicarla a su causa. Este proceso se debe repetir hasta que se pueda elaborar un alegato basado en autoridades jurídicas a las que el juez esté dispuesto a atenerse.


La fundamentación de la autoridad jurídica con razones que un juez pueda apoyar

Al realizar alegatos ante un juez, también es importante considerar que el juez es un ser humano y que, como todo humano, quiere creer en las decisiones que toma. Puede que al juez le resulte más convincente el alegato si usted respalda la autoridad jurídica con buenos fundamentos basados en el orden público, la economía y demás.